15 feb. 2014

BOCA SE DURMIÓ EN EL FINAL Y EL ROJO LO EMPATÓ

El equipo correntino tuvo orden, sacrificio y por momentos juego ante un grande del fútbol nacional. Lo ganaba con un golazo de Raymonda, pero sobre el final igualó el ingresado Fernández.

Una distracción sobre el final del encuentro le costó a Boca Unidos no poder llevarse de Avellaneda tres valiosos puntos, debiendo conformarse con igualar 1 a 1 ante Independiente, en uno de los partidos que abrió anoche la vigésimo tercera fecha del torneo de fútbol de la Primera B Nacional.
El equipo correntino jugó un partido inteligente, con mucho orden y sacrificio, sorprendiendo al local en la primera etapa con un golazo de Raymonda, pero cuando el encuentro se moría, cometió uno de los pocos errores defensivos del juego, permitiendo la igualdad de Fernández, en un resultado que le terminó cayendo bien al cotejo.
Con un juego que intentó ser prolijo y ordenado, Boca Unidos impidió que Independiente se lo lleve por delante en el inicio del encuentro.
Sin embargo, en la jugada con mayor claridad para el local en la primera mitad, Insúa hizo pasar de largo a Danelón con gran categoría. El “Pocho” metió un pase entre líneas para la diagonal de Parra, que dejó en el camino a Martínez Gullotta, pero se quedó sin ángulo, tapando su remate al primer palo Maldonado, que fue a cubrir el arco.
El visitante se erigió en dominador psicológico del juego, porque estuvo concentrado atrás, apretó en mitad de cancha y cuando el “rojo” se lo permitió, buscó lastimar con las trepadas de Oviedo por derecha e Israilevich por izquierda.
En una de las contras, el volante santafesino progresó por mitad de cancha, sacando un disparo desde afuera del área que se fue cerca del travesaño.
En Independiente no aparecía Montenegro, bien tomado por Escobar, de buen trabajo en la recuperación como con la pelota en los pies; Pisano perdía más de lo que ganaba con Baroni, entonces la generación de juego dependía de Insúa, que le ganaba casi siempre la espalda a Oviedo.
El ex Sarmiento, que sorprendió al ser incluido en la formación inicial, sigue falto de confianza, y anoche en la primera mitad comprometió a Boca Unidos con dos o tres pelotas perdidas cuando el equipo se mandaba al ataque.
El equipo correntino acalló al estadio cuando Raymonda recibió, recostado por izquierda en el área, de Baroni, giró sobre su propio eje dejando pagando a Zapata y Cáceres, y de cara al arco definió con una genialidad. El “Pato” picó la pelota de zurda hacia el palo más lejano de Rodríguez, que sólo vio como la redonda se metía cerca del ángulo superior izquierdo.
Con el marcador adverso y empujado por su público, el local intentó una reacción que nunca llegó, porque fue incapaz de generar juego ofensivo y penetrar una defensa sólida.
La llegada más peligrosa del “rojo” hasta el final de la primera mitad fue una pelota que Martínez Gullotta rechazó corto con los puños y el rebote fue recogido por Cáceres, encontrando a un defensor de Boca Unidos y al arquero para contener el remate y quedarse así con las esperanzas de Independiente.
El complemento se inició con la misma tónica. Obligado, el local buscó aunque sin claridad el área de enfrente, apenas acercándose con jugadas que carecieron de claridad.
El “aurirrojo” siguió cómodo, aunque mucho más retrasado en el campo, jugando con gran concentración, pero menos fútbol y mucho sacrificio.
Tuvo que esperar media hora para llegar Independiente con peligro, por partida doble. Primero un tiro libre del “Rolfi” Montenegro fue desviado al tiro de esquina por Martínez Gullotta, cuando se metía el balón contra el palo izquierdo; y enseguida Parra ensayó una media chilena en el área y la pelota fue devuelta por el travesaño.
Cuando parecía que el “rojo” ya no tenía argumentos para lograr el empate, restando cinco para el final un pelotazo largo sorprendió al fondo correntino. Maldonado reaccionó tarde y Adrián Fernández llegó con lo justo para cruzar la pelota contra el palo izquierdo, estableciendo la igualdad.
Los últimos minutos fueron de mucha emotividad, porque Boca Unidos dilapidó una clara chance, cuando Velázquez falló en un despeje y la pelota le quedó a Ríos, que definió por arriba ante la salida del “Ruso” Rodríguez, quien en gran reacción envió la pelota al tiro de esquina.
Ya en tiempo de descuento Montenegro se la bajó a Mancuello, quien ensayó un remate con “tres dedos” que se perdió muy cerca del palo izquierdo de Martínez Gullotta.
Fue la última acción de riesgo, ya que no hubo tiempo para más. Boca Unidos estuvo a un tris de llevarse los tres puntos del Libertadores de América, pero se durmió en una jugada y tuvo que conformar con el empate, que considerando la categoría del rival, no fue un mal resultado.

Gol: PT 24’ Santiago Raymonda (BU). ST 40’ Adrián Fernández (I).
Cambio: ST 19’ Adrián Fernández por Insúa (I); 21’ Dening por Oviedo (BU); 31’ Pablo Bastianini por Núñez (BU); 36’ Miranda por Zapata (I); 38’ Francisco Pizzini por Pisano (I); y 42’ Emmanuel Perea por Raymonda (BU).
Estadio: Libertadores de América (Club Independiente)
Arbitro: Fernando Echenique.
Público: 30.000 , aproximadamente.

El Litoral