4 nov. 2013

BOCA EMPATÓ CON TALLERES DE LOCAL

El equipo correntino igualó con el cordobés 1 a 1 en un partido equilibrado. Fue un tiempo para cada uno, con la particularidad de que ambos marcaron en el mejor momento del rival.

Boca Unidos y Talleres dividieron ayer aciertos y errores, en un encuentro que terminó igualado 1 a 1. El partido, correspondiente a la décimo quinta fecha del torneo de la Primera B Nacional de fútbol, contó con la particularidad de que cada equipo terminó marcando en el mejor momento de su oponente, dando la sensación que en el balance general el empate justificó lo expuesto por uno y otro.
Cuando se apagaba el primer tiempo, abrió la cuenta para la visita Juan Manuel Tévez, mientras que pasando la media hora del complemento puso la definitiva igualdad Guillermo Israilevich para el local.
Concentrado y decidido salió Boca Unidos, sorprendiendo a un Talleres que no pudo hacer pie en mitad de cancha y tampoco en la línea defensiva.
El mejor volumen de juego del local comenzó a dar rápidamente sus frutos, principalmente cuando el “aurirrojo” buscaba por la franja derecha del ataque, donde el tándem Danelón-Estévez hacía la diferencia ante Díaz y Bazzi.
En la primera combinación, el “Pipa” desbordó, enviando un centro que Vera rechazó corto, quedándole la pelota servida a Benítez, que sacó un latigazo de zurda que pasó muy cerca del palo izquierdo del arco visitante.
Enseguida, Pérez le puso una precisa pelota a Estévez, que nuevamente ganó la línea. El centro fue cabeceado de pique al piso por Rodríguez, encontrando solitariamente en el área chica a Israilevich, que de espaldas al arco ensayó una media tijera que devolvió el vertical izquierdo, cuando se aclamaba la conquista.
A pesar de que luego le costó llegar con peligro, porque el conjunto cordobés se ordenó mejor, el partido se siguió jugando al ritmo del local, que controló el balón, y siguió complicando cada vez que atacó con balón dominado. Así la tuvo en algunas ocasiones Israilevich, quien pecó de egoísta, decidiendo rematar al arco, cuando tenía un par de opciones para descargar, ya sea por derecha o izquierda con compañeros que llegaban destapados. Talleres sólo se defendía, prácticamente no creaba en ofensiva, hasta que Navarro frotó la lámpara metiendo una gran asistencia a Tévez, que ingresó solo por el centro del área, pero el remate del delantero se fue a las nubes.
Boca Unidos volvió a inquietar, con un pase del “Pipa” a Israilevich, que se internó en el área, y cuando Santillo salió a tapar, esta vez decidió enviar el centro que Rodríguez ingresando por el medio no pudo llegar a empujarla a la red. Cuando parecía que se iban a ir al descanso igualados en cero, a pesar de que los correntinos habían contado con las mejores situaciones frente al arco rival, tanto en cantidad como calidad, llegó casi imprevistamente el gol de la visita.
Sánchez Sotelo envió un pelotazo largo al área, Maldonado se confió, y Tévez que ingresó en velocidad a sus espaldas, dominó el balón para cruzar de zurda el remate junto al palo izquierdo de Martínez Gullotta, que se quedó sin respuestas.
Todavía golpeado por la conquista, el conjunto cordobés llegó otra vez con peligro luego de un centro de Díaz que Sánchez Sotelo ingresando por el segundo palo cabeceó a la red. El gol fue anulado a instancias del segundo asistente por posición adelantada, en una jugada muy fina.
La repetición por televisión (fue transmitido para Córdoba, en directo), brindó la certeza que el delantero estaba habilitado, partiendo a buscar el pase en la misma línea que Moisés.
De regreso del descanso, lejos de reaccionar, los jugadores de Boca Unidos deambularon en el campo de juego y Talleres estuvo cerca de capitalizarlo en dos entradas de Sánchez Sotelo, que le ganó las espaldas a sus marcadores, pero sus remates fueron tapados muy bien por Martínez Gullotta.
Además, la visita tuvo otra situación clara, cuando un zapatazo cruzado de Navarro desde cerca de 30 metros dio primero en el travesaño y después en el vertical derecho del arco correntino, picando la pelota muy cerca de la línea de sentencia, ante un arquero que sólo pudo hacer vista ante tamaño remate.
Ubeda buscó respuesta desde el banco para que su equipo reaccione. Primero hizo ingresar a Toledo por Rodríguez buscando resolver la falta de eficacia en ataque y luego a Oviedo por Sánchez Paredes, intentando más profundidad y velocidad. Sin embargo, el “aurirrojo” no podía encontrarse con el fútbol desplegado en la primera mitad.
La única aproximación en la primera media hora del complemento, fue una pelota del “Pipa” para Israilevich, a quien le trabaron el remate en las puertas del área.
Aunque un remate de media vuelta de Toledo, después de la cesión de Benítez que se fue desviado, pareció animar a Boca Unidos. Así el conjunto correntino llegó a la igualdad tras una pelota larga que Navarro intentó dominar, pero se durmió, y posibilitó el quite de Israilevich, que desde afuera del área envió un medido remate a colocar que se metió arriba, junto al vertical izquierdo de Santillo.
Sin jugar bien, pero con mucha actitud, el local fue decidido a buscar el triunfo, y estuvo cerca con un zurdazo cruzado de Maldonado, luego de una pelota detenida que Santillo tapó de gran forma. Mientras, Talleres buscó llegar aunque careció de precisión en el contraataque y no logró su cometido.
En definitiva, fue empate y equitativa división de puntos que le sirvió a los dos, porque a pesar de que necesita hacerse de las tres unidades “en casa”, a Boca Unidos el resultado le permitió extender un invicto de tres fechas. La visita, por su parte, cortó una racha adversa de tres derrotas consecutivas.
El Litoral

No hay comentarios: