23 sept. 2013

GOLEADA HISTÓRICA DE HURACÁN SOBRE CENTRAL GOYA

Un debut soñado tuvo Huracán en el marco de la zona 8 del Argentino "B". En su reducto, el "Ramón Cacique Oviedo", goleo en el clásico a Central Goya por 5 a 1. Fue una tarde deslumbrante de Manolo Dening, autor de tres conquistas. Una multitud presencio este primer duelo entre equipos goyanos en una competencia federal. Fue correcto el arbitraje de Julio César Enrique.

Como era de esperar, Central "preparó" el partido para jugarlo con mucha cautela. Le cedió la iniciativa a su rival, se replegó contra su propio campo y busco mantener el orden.

Sin embargo, la paciencia fue una virtud importante que tuvo el "sabalero" en ese arranque. Controló la pelota a partir del buen manejo de Álvarez y Acebo quienes la distribuían correctamente. Y cuando sus hombres adquirieron movilidad para encontrar espacios de tres cuartos en adelante comenzaron a hacer la diferencia.

El doble enganche (Francolini-Zaracho), confundió a la visita. Ambos encontraron su lugar a las espaldas de los volantes defensivos del conjunto "negro", Fernández y Lúques, e inteligentemente hicieron jugar a los hombres que iban por las bandas (Verón y Bernel), y fundamentalmente a Dening que ya comenzaba a insinuarse como una carta importante en el ataque.

La visita no podía hacerse de la pelota y en ofensiva todo estaba supeditado a las corridas en soledad de Rivero y a algunas apariciones de Mustachi o Herrera.  

Una situación clara la tuvo Javier Valenzuela a los 14', cuando quedó habilitado dentro del área e intentó definir por sobre el cuerpo del arquero. Su envió se fue apenas ancho.

Contestó Central con un tiro libre de Mustachi, aprovechando el viento a favor, a los 17' que solucionó muy bien Paniego contra el caño Izquierdo y un corner a los 18', muy cerrado de Herrera que dio en el travesaño.

Pero, a los 19', llegó el primer estallido del clásico y fue para Huracán. Luego de un desborde de Zaracho por izquierda, aprovechando el flanco débil del lateral Montiel, llegó un muy buen centro al punto del penal que aprovechó Ruiz Díaz con un perfecto golpe de cabeza para someter a Benítez. 1 a 0.

A partir de allí, los dirigidos por Choclo Vásquez manejaron el ritmo del juego sabiendo que la presión la tenía Central, que intentó adelantarse y sobre el final tuvo un par de aproximaciones por derecha, a través de Pezoa, pero nada que justificara que pudiese llegar al empate.

UN "HURACAN" DE GOLES

En el complemento quedó si evidenciada la enorme superioridad entre uno y otro, al menos en este partido. Con espacios y ante un conjunto "negro" necesitado, apareció en su mejor versión Manolo Dening. Tremendo en el mano a mano, desequilibrante fuera por donde fuera y con una potencia imparable para los defensores.

A los 6' casi convierte de tiro libre. Su remate de derecha se fue apenas desviado. Pero, siete minutos después (a los 13), de cabeza aprovecha la cesión de Bernel y establece el 2 a 0.

Carlos Gómez intento un par de variantes, para ganar en generación de juego (Mumuy Machuca por Lúques) y sumar más gente en ofensiva (el delantero Suárez por Montiel), pero esto no le reditúo demasiado.

Huracán, con la tranquilidad del resultado, esperaba agazapado. Y cuando aceleraba daba la sensación de que podía golear. Para colmo de males de Central, Manolo estaba enchufadísimo y con intenciones de seguir buscando situaciones para convertir.

A los 20', la peleó Zaracho por izquierda, envió un centro que falló Machuca en el despeje, le quedó servida a Dening que de derecha sometió a Benítez. 3 a 0.

A los 34', de contra, llegó el cuarto. Otra corrida con potencia de la figura de la cancha, pase-gol a Francolini que venia por el medio y toque de éste a la red.

El descuento de Central llegó a los 40', por intermedio de Rivero con un buen remate desde fuera del área. Y las cifras definitivas en el marcador (5 a 1) las puso el propio Dening, a los 48', luego de ganar una pelota dividida con el arquero Benítez y empujarla al arco vacío.

Para el "sabalero" fue el partido ideal. Goleo a su clásico rival y comenzó con pie firme un certamen del que pretende ser protagonista.

Para Central, debutante en la categoría, un revés inesperado por los guarismos y por lo que significa perder un clásico. Pero, éste durísimo torneo no permite mucho margen para lamentarse. Hay que recuperarse rápido y buscar la revancha que puede darse en 7 días.

Un párrafo final para la labor del arbitro Julio César Enrique. Una tarea sobria, con personalidad, amonestando lo justo y necesario. Un correcto desempeño para un hombre que en la previa  había recibido diferentes cuestionamientos. Nos alegramos por él.

Power Noticias

No hay comentarios: