10 dic. 2012

MANDIYÚ CERRÓ EL AÑO CON DERROTA DE LOCAL Y EN ZONA ROJA


Quedó demostrado. Al Deportivo Mandiyú le cuesta mucho hacerse fuerte jugando de local. Tanto que solamente logró un triunfo (ante Patria de Formosa) en lo que va del campeonato. Ayer ese déficit notorio lo aprovechó muy bien Fontana de Chaco que le ganó 1 a 0 con gol convertido por el ex “albo” Aníbal Almirón, a los 8 minutos del segundo tiempo definiendo una gran acción individual.
Con ese gol que provocó la derrota, se cerró la 13ª fecha de la Zona 4 del Argentino B de fútbol, que al término de la primera rueda lo muestra al conjunto correntino rezagado en la tabla de posiciones con 10 puntos, tanto que solamente supera la línea del “colero” Sportivo Las Heras que suma 3 unidades.
El partido se jugó bajo un calor que se hizo sentir bastante y en el que Deportivo Mandiyú jugó mejor en los primeros cuarenta y cinco minutos, por el buen manejo de Rodas, Ramírez y Vallejos en la media cancha, aunque sin profundidad en los metros finales.
En Fontana no alcanzaba con la presencia del hábil Aníbal Almirón y la solvencia en defensa de Franco Grossi e insinuaciones en ataque con Enzo Pitaud, bien marcado por Joni Cabrera, tanto que se le escapó una vez en el primer tiempo y el posterior pase del delantero lo definió Eduardo Escobar con remate muy alto.
Deportivo tuvo su mejor situación de gol a los 24’ con un centro de Arce que no alcanzó Ledesma y detrás suyo se arrojó en “palomita” Julio García conectando de cabeza y salvó tapando el arquero Scarel, despejando luego un defensor. Después Ledesma conectó un centro de Franco con frentazo que se perdió cerquita del poste derecho y a dos minutos del final un tiro libre de Vallejos al segundo poste cabeceó alto Cabrera.
Poco había pasado en el segundo tiempo cuando llegó el minuto 8. Atacó Fontana, hubo un rebote y en la media luna la paró Aníbal Almirón, la acomodó con su zurda, eludió a un defensor tras amagar dentro del área y su fuerte remate dejó sin respuestas a Giordano. El gol fue como un balde de agua fría para la parcialidad del Deportivo Mandiyú.
Enseguida entró Marcos Azcurra por Ramírez (estaba jugando bien) buscando más presencia ofensiva en tres cuartos de cancha, como un nexo con los delanteros; al rato se fue Arce e ingresó Walter Romero dándole empuje al equipo. Sin embargo le costó entrarle a la defensa de Fontana, que se defendió bien y de contraataque tuvo un par de oportunidades para aumentar.
En una Pitaud recibió en el círculo central, cuando salió a marcarlo Cabrera la tocó por un lado y fue buscar a espalda del defensor, pero apresuró el remate al pisar el área y atajó sin problemas Giordano. Más tarde, Pitaud cortó un pase de Rodas y entregó al área para Almirón cuyo fuerte tiro con el botín zurdo encontró buena respuesta en Giordano.
El tiempo jugaba en contra de Mandiyú, los nervios hicieron perder precisión en los pases y fueron apareciendo algunos espacios para las réplicas de Fontana. Una mandada de Miguel Franco que finalizó con disparo bajo de zurda desviado, más un cabezazo de pique de Cabrera que pasó junto a un poste, fueron los últimos intentos del “albo” junto con un zurdazo de Ledesma que contuvo el arquero Scarel.
Así Deportivo Mandiyú despide el año con la cabeza gacha. El entrenador Fabián Ponce citó a los jugadores para el martes, a las 17, aunque anoche los dirigentes iban a resolver acerca de la continuidad -o no- del entrenador, cuando se cerró la primera parte del campeonato y hay mucho por mejorar.

Ponce: “Confío en la clase de los jugadores”
Si bien cierto el director técnico Fabián Ponce admitió que terminaron como cuando asumieron, a los “ponchazos”. En su momento “se levantó mucho, sacamos muchos puntos. Hoy otra vez nos pasó lo mismo, de tener la pelota y errar dos o tres goles y la primera que tuvieron ellos la convirtieron, y, bueno, después no tuvimos respuestas”.
Sobre su continuidad en el cargo dijo “no se habló nada, por lo pronto cité al plantel para el martes a las 17:30. Seguramente esta noche (por ayer) me llamarán para informarme la decisión”.
El entrenador sostuvo que desde el comienzo sabían las exigencias físicas que iba a demandar jugar la Copa Argentina a la vez, pero lo que lo deja tranquilo “es que mientras los jugadores estuvieron enteros el equipo practicó buen fútbol. Inclusive hoy, en el primer tiempo jugó bastante bien, pero el resultado no es el que esperábamos. Terminamos de la peor manera. Veníamos levantando, jugando bien, pero ahora hay que replantear las cosas, los jugadores, del cuerpo técnico y los dirigentes para ver cómo se sale de esto”.
Ponce afirmó que tiene ganas de seguir porque con trabajo el equipo dio respuestas y “si se acierta en los dos refuerzos, estando bien y recuperando un par de jugadores, se puede revertir esto. No fuimos tan desastre antes y tampoco unos fenómenos cuando le ganamos 3 a 1 a Patria”.
“Hay que ser realista y seguir trabajando. Si hubiéramos cerrado con un triunfo la suma de puntos a partir de mi gestión hubiese sido un poco mejor. Igual yo confío en el grupo, la clase de jugadores que hay y de acá a lo que viene redoblar los esfuerzos”, dijo para concluir Fabián Ponce, al frente del Deportivo Mandiyú que tuvo un esquema definido de juego a partir de asunción.
Diario Epoca

No hay comentarios: