1 oct. 2012

TEXTIL GOLEÓ AL SABALERO Y TREPO A LA CIMA


En casa, mando yo”, parece afirmar Textil Mandiyú, que ayer por la tarde derrotó 3 a 0 a Huracán de Goya, en cumplimiento de la tercera fecha de la zona 4 fase regular del torneo Argentino, en partido disputado en cancha de Huracán Corrientes.
Fue su segunda victoria en condición de local, ésto, sumado al punto obtenido en Concordia la fecha pasada, lo posicionan hoy como uno de los líderes de su grupo.
Con altibajos, momentos positivos de buen trato y circulación del balón alternados con pasajes de poca claridad y mucho roce físico, con vaivenes, pero siempre el protagonismo y el pulso del partido fue del “algodonero”, que hasta aquí vive un arranque alentador en un certamen que será larguísimo.

Apenas iban 16 minutos de juego cuando Carlos Castilla anotó el primero para el local. El delantero ya había tenido una situación antes del minuto de juego, con un remate largo que exigió al arquero Cristian González. En la segunda, no perdonó: centro de Armando Panceri al punto del penal y golpe de cabeza certero, a un rincón, pegado al poste derecho.
Textil Mandiyú gobernaba con la posesión del balón, apoyado en tres futbolistas de su medio campo (Gonzalo Saucedo, Lucio Gómez y Claudio Leguizamón), a los que se sumaba, con algunas intervenciones, Aldo Araujo, y, arriba de todos, Castilla con el botín afilado para anotar.
Pero Huracán comenzó a enredar el partido y el local cayó en la telaraña goyana. El “algodonero” se prendió en el roce de los visitantes y perdió el horizonte; sin la pelota bajo la suela, el juego fue bien distinto. Y casi se lo empatan a los 37 minutos cuando Rodrigo Zaracho tomó un rebote frente al arco y disparo por encima del travesaño.
El “celeste” goyano vivió su momento en la tarde y este se prolongó aún después del entretiempo, ya que a los 3 minutos nuevamente Zaracho puso en aprietos al local: eludió a un marcador y remató desde la medialuna del área grande, pero su zurdazo se estrelló en el travesaño y picó sobre la línea, para fortuna del arquero José Luis Cornaló.
Cuando Textil Mandiyú repensó su estrategia y volvió a ser el mismo de los primeros minutos del partido, la pelota regresó a sus pies y el juego volvió al cauce más favorable para el dueño de casa.
Araujo creció, se animó a pisar el área rival y casi convirtió el segundo; lo mismo que Leguizamón, quien obligó la volada de González con un potente disparo de larga distancia. También el defensor Emiliano Cerdá se prendió en el renacer de su equipo y ensayó un larguísimo remate, buscando sorprender a González, y casi lo consigue ya que el arquero tuvo que retroceder sobre sus pasos y observar como la pelota se iba apenas sobre el travesaño.
A los 35 minutos se multiplicaron los problemas para el visitante con la expulsión, por doble amarilla, del defensor Jonathan Gamarra. Y por si esto fuera poco, a los 39 minutos Textil Mandiyú anotó el segundo gol, un golazo de cabeza de Castilla, tras centro con el revés de la pierna derecha de Juan Pablo Juárez (había ingresado un rato antes por Araujo).
Finalmente, a los 45 minutos, Saucedo (el más claro y profundo del local), se asoció con Walter Ramos (ingresó por Correa), éste le devolvió el balón, y con un pase largo “Chicho” dejó a Leguizamón cara a cara con el arquero y el gol, que anotó con un poderoso disparo bajo, pegado al poste izquierdo de González.
Terminó con lujos el partido del “algodonero”, luego de comprender que por un largo rato había esquivado los caminos.
El Litoral

No hay comentarios: