15 feb. 2012

ASUME NESTOR JARQUE

Siempre convocado ante las urgencias, Néstor Jarque tomó el mando ayer en Mandiyú por quinta vez en su carrera (antes fue DT “albo” en las temporadas 2004/05, 2005/06, 2008/09 y 2009/10) con la misión primordial de salvar al equipo del descenso directo, puesto en que hoy está inmerso en el Argentino B de fútbol.

Apenas consumada la derrota del domingo ante Sarmiento, 3 a 1 en Corrientes, Daniel Cravero presentó su renuncia indeclinable y de manera instantánea se acordó la llegada de Jarque, una suerte de “bombero” siempre dispuesto a asumir el desafío en momentos de alta complejidad.

Ayer, en el Campus Universitario, el chaqueño se presentó ante el plantel y sostuvo que “la primera impresión es la de siempre: vi caras tristes, propio de cuando no te salen bien las cosas. Pero en otros tiempos vi caras más preocupadas, hoy en día estos chicos están bastante bien; sabemos que de la cabeza no van a estar del todo bien, pero a nivel grupal hubo una charla entre ellos, también con nosotros y los dirigentes. Entonces, bueno, nos pusimos todos de acuerdo. Para mí hoy empieza el torneo, el domingo jugamos por los primeros 3 puntos (contra Guaraní) y esa es la manera que tienen que pensar para poder salir de la situación en que estamos”.

Asimismo, Jarque explicó que “en lo futbolístico no le viene saliendo las cosas al equipo. Lo que pude ver ayer (por el domingo contra Sarmiento) no es que esté del todo mal. Simplemente que no hay una regularidad. Lo que tenemos que buscar es mantener la regularidad durante la mayor parte del parte. Tampoco se puede jugar de la misma manera los 90 minutos, pero tenemos que aumentar a 70’ la buena producción para generar situaciones de gol y podamos convertir. Entonces creo que va a empezar a cambiar la historia”.

Recién llegado, el popular “Flaco” no quiso asegurar el esquema de juego que utilizará. “En etapas previas trabajé con distintos sistemas -dijo-. Antes estaba clavado en una línea de cuatro (en defensa) pero cuando estuvimos en Patria al no tener los jugadores dispusimos línea de tres y nos fue bárbaro. Acá hay un plantel muy reducido y quizás un partido se juegue con un sistema y variemos en otro, según las necesidades. Por supuesto siempre trataremos de encontrar lo mejor, aunque por ahora es muy pronto para saber de qué manera vamos a plantarnos”.

De los ocho partidos que tendrá para dirigir hasta el cierre del torneo, Jarque hace cuenta e imagina que para mantener la categoría “como mínimo necesitaría sumar más del 50 por ciento de los puntos. Será primordial quedarnos con los triunfos en casa y pelear los puntitos afuera. Con eso creo que alcanzaría para zafar del descenso. Lo que cambia respecto de la temporada anterior es que hay muchos equipos peleando en la zona de descenso y promoción. Están todos cerquita. Perdés un partido y te venís abajo; ganás y vas a estar ahí. Lo ideal sería empezar ganando y hacerlo un par de partidos cosa que te dé cierto aire para intentar jugar un poco mejor”.

“¿Por qué asumí el desafío? Primero que nada porque me encanta mi trabajo. Después yo trato de desdramatizar, porque si me pongo a pensar que estamos últimos y vamos a terminar últimos, yo creo que no voy a agarrar. Amo mi trabajo y sé que lo puedo hacer. Estoy convencido de que mi grupo de trabajo es el ideal como para sacar a equipos que atraviesan este tipo de situaciones. Más adelante se analizará si es la peor campaña o no de Mandiyú. A mí me tocaron muchas difíciles y te puedo asegurar que se salió adelante por trabajo, por capacidad, por un montón de cosas que nosotros reunimos como cuerpo técnico”.

No hay comentarios: