25 ene. 2012

2000 EFECTIVOS PARA RIVER - BOCA

El gobernador de la provincia de Chaco, Jorge Capitanich, informó este martes que el megaoperativo de seguridad para prevenir incidentes entre ambas parcialidades comprenderán “1600 efectivos de la Policía de Chaco”, más 400 de las fuerzas de seguridad nacionales (Gendarmería, Policía Federal y Prefectura Naval Argentina).

El funcionario consignó, además, que “la llegada a la provincia de ambas parcialidades se realizará por diferentes rutas”.
Los simpatizantes del equipo xeneize, provenientes de Buenos Aires, “ingresarán por la ruta nacional número 11″, mientras que la hinchada `millonaria` ingresará “por las rutas 12 ó 14″.
El objetivo de este accionar consiste en que los colectivos que trasladen hinchas a la provincia “queden bajo control de la policía local sin ningún tipo de desorden”.
Se definió, también, que la permanencia de ambas hinchadas se llevará a cabo en distintos escenarios (alejados entre sí) para evitar enfrentamientos, bajo la estricta vigilancia de efectivos policiales.
Por su parte, Gendarmería Nacional realizará los controles correspondientes en la partida de colectivos desde Buenos Aires y se verificarán los carnets de conducir, seguro y cumplimiento de las normativas vigentes.
Ante esto, Capitanich aseguró que “están dadas todas las condiciones para tener un superclásico sin conflictos”, y detalló que Resistencia será “un anillo de seguridad”.
Semanas atrás estuvo en la provincia el secretario ejecutivo del Consejo Federal de Seguridad, Miguel Bermejo, quien adelantó que por pedido expreso de la ministra Nilda Garré “se pondrá a disposición de las autoridades provinciales todos los medios y recursos que sean necesarios”.
En esa línea, Capitanich aseguró que “los controles comenzarán en Buenos Aires y continuarán en la provincia”.
El gobernador explicó que la responsabilidad primaria del evento quedará bajo la órbita de la Policía chaqueña.
Estará prohibido el ingreso al estadio con banderas de más de un metro de extensión. Además, vecinos de la zona tendrán una oblea de identificación para ingresar a las inmediaciones del club Sarmiento, que será escenario del partido.
Los alrededores del predio estarán vallados con barreras de más de dos metros de alto para impedir el contacto entre ambas parcialidades.
Habrá detectores de metales y se utilizará un escáner para monitorear objetos ocultos.
Al ingresar en las inmediaciones de la cancha de Sarmiento también habrá un cacheo y se verificará que cada hincha tenga su respectivo boleto de ingreso.

No hay comentarios: