18 abr. 2011

FINAL A PIEDRAZOS SERIOS INCIDENTES

Si bien era un partido de alto riesgo. Como lo son todos los cotejos donde se enfrentan equipos de Chaco y Corrientes. Nadie podia imaginar siquiera como culminò el encuentro entre Ferroviario y Sarmiento. Porque desde horas antes del inicio de la brega, la policia provincial tomò todos los recaudos. Colocò vallas de proteccion en cada esquina, protegiendo a los visitantes. Evitando el contacto con la hinchada local. Preguntando con cortesìa a quiénes llegaban al estadio, si eran chaqueños o correntinos. Si eran visitantes ellos se encargaban de custodiarlos. Hasta aca excelente.


Pero una vez que el partido hubo culminado. Comenzò una demencial lluvia de proyectiles hacia el campo de juego. Pedazos de mamposterìa, ladrillos, baldosas, restos del tablòn que recogìan de la misma tribuna. Y los jugadores de Sarmiento que estaban llegando al banco de suplentes recibieron la andanada. Alli la policia tuvo que intervenir nuevamente. Pero sin ejercer violencia sobre los inadaptados. No fueron todos. Solo unos pocos. Los que siempre van simplemente a dar rienda suelta a sus mas bajos instintos. Y primero fueron algunos chicos y mas tarde se sumaron personas mayores y todo fue de pronto un infierno. Erik Raul. Ojeda, Pablo Oscar Quiroga - un idolo de los correntinos- tuvieron que soportar junto a un grupo de jugadores que en racimo se apiñaban debajo del endeble techo del banco de suplentes y alli soportaron por varios minutos una andanada de piedras. Incluso uno de los oficiales a cargo del operativo, y varios policias recibieron en carne propia los piedrazos a pesar de los escudos.

No hacian caso a nadie
Como la cosa se ponìa cada vez más tensa, los mismos jugadores locales, se acercaron a pedir que terminaron con esta locura. Pero fue inutil. El primero que llegò fue Fernando Franco que por respuesta a su pedido, recibiò en su cuerpo un pedazo de madera. Entonces no tuvo mas remedio que retirarse. Más tarde l
fue Paolo Portillo quien se acerco a dialogar con los exaltados. Pero no hubo caso. Estaban “totalmente sacados” .

Y claro habia que ponerlo fin de alguna manera. Y aparecio en escena un grupo del PAR que arremetiò contra la horda y recien ahi se desbandaron. Y todo comenzò a volver por los carriles normales. Una verdadera locura. Que roguemos no se vuelva a repetir. Pudo ser mucho peor.

El Litoral

No hay comentarios: