20 oct. 2010

BOCA EMPATO EN TUCUMAN FRENTE AL SANTO

El fútbol tiene esas cosas que lo vuelven apasionante. Ayer aquí, Boca Unidos se comió en el primer tiempo un baile de novela, pero en el segundo aguantó mejor, se adelantó en el marcador con gol de Meloño y estuvo inclusive a punto de dar el batacazo, aunque sobre el final Vega puso un resultado más justo si se quiere, empatando el partido cuando se incendiaba La Ciudadela, que cambió insultos por aplausos hacia su equipo.


El encuentro, correspondiente a la undécima fecha del torneo de la Primera B Nacional de fútbol, se jugó ante una buena concurrencia de público en La Ciudadela, y con un regular arbitraje de Diego Ceballos.

Con un esquema cauteloso, cediéndole la iniciativa al local, Boca Unidos regaló en el comienzo el campo de juego, esperando muy atrás. Ni lerdo ni perezoso, San Martín se fue como una tromba hacia el arco de Mazzón, creándole no menos de media docena de situaciones clarísimas de gol en la primera media hora, que no se concretaron más que nada por la muy buena respuesta del “uno” visitante y también por el azar.

Boca Unidos no armaba juego, porque cuando recuperaba la pelota la reventaban hacia adelante buscando que la aguanten Visconti o Tonelotto, mientras que Alan Sánchez no podía hacerse de la pelota y el resto tampoco se mostraba. Sus tenues aproximaciones eran de pelota quieta, pero tampoco generaban peligro.

Mientras tanto, el “albirrojo” salía prolijamente desde el fondo. De Muner distribuía con criterio, Casado escapaba casi siempre a la marca de Amaya, mientras que Oviedo y Saavedra le ganaban permanentemente las espaldas a Galarza y Correa, en tanto que César González se mostraba nuevamente muy permeable por derecha.

En la primera, Oviedo reventó su derechazo en el travesaño, y en todas las restantes Mazzón clausuró el arco correntino con espectaculares intervenciones. Primero tapó un remate de Casado, después le achicó por dos veces un mano a mano a Vega, luego controló muy seguro abajo un disparo cruzado de Fernández y después rechazó otro de Bustos.

La única llegada de la visita en la etapa, fue a los 31 minutos, luego de un largo pelotazo de Amaya, que desde mitad de cancha buscó a Visconti, quien le ganó la posición a su marcador, punteándola ante la salida de Gutiérrez, alcanzó a tapar el remate el “uno” tucumano.

En los últimos minutos de la etapa, disminuyó el asedio de San Martín, que de tanto ir y presionar, pareció sentir el ritmo, haciéndose más parejo el encuentro, aunque una excelente habilitación de Casado a Fernández no fue aprovechada por el juvenil delantero local, que en lugar de definir (iba sólo) prefirió buscar al medio para su compañero Vega, anticipando Meloño.



Segundo tiempo

Hasta los primeros diez minutos del complemento, el panorama fue igual, pero en un minuto llegaron las emociones. Lo tuvo Boca Unidos, cuando Visconti arrancó con pelota dominada cerca del área, tras resbalarse en el cruce Serrano, pero el goleador del equipo correntino se apresuró en la definición y su remate de derecha fue contenido por Gutiérrez. San Martín contestó con una entrada de Oviedo, que juntó dos defensores y cedió para el ingreso franco de Fernández, cuyo disparo bajo dio en la parte exterior de la red.

Ya con Oscarcito Gómez y Cristian Núñez en cancha, Boca Unidos tuvo aunque sea un poco más de claridad para meter la contra. En una de esas réplicas, Alan Sánchez cedió para Visconti, y éste de primera le dio de zurda, pasando la pelota a dos metros del vertical derecho.

Boca Unidos se mostraba más sólido atrás. Mazzón ya no tenía que pasar tantos sofocones, y contra todos los pronósticos, tras una pelota detenida llegó el balde de agua fría que sacudió a La Ciudadela. Tiro libre que realizó César González pasando línea de mitad de cancha, por el sector derecho. La pelota hizo un extraño viboreo que sorprendió a Gutiérrez, quien alcanzó a rechazar hacia un costado, y Alejandro Meloño que había ido a buscar el centro, la empujó de zurda al fondo de la red.

El gol desesperó al público local. San Martín iba pero sin ideas. Juan Amador Sánchez hizo ingresar a Ricardone por Alan Sánchez para cuidar el resultado. Se le venía la noche al local, que encontró un bálsamo cuando Oviedo metió un centro desde la derecha, Fernández se la bajó en el área sólo de cabeza a Vega, quien en posición dudosa definió ante la salida de Mazzón para colocar la igualdad.

Ya en tiempo suplementario, Gustavo Ibáñez se mandó una gran corrida por derecha, metiéndose en el área y sacando un zurdazo bajo que no pudo ser desviado por Vega, quien estuvo cerca de ser el héroe de la cancha. Luego ya no hubo tiempo para más, logrando el equipo correntino un milagroso empate, que al menos le permite quebrar la racha adversa de visitante, donde acumulaba tres derrotas en fila. Ahora se viene Rosario Central, pero el equipo deberá mejorar mucho para volver a parecerse al sólido y efectivo de las primeras fechas.

EL LITORAL.COM

No hay comentarios: